Saber hablar el lenguaje de los datos significa poder llegar más lejos.